Fases solares

Te vestiste de amanecer y te creí poesía.

Te toqué y te sentí cierzo.

Me fuí y te disfrazaste de atardecer entre montañas. Presente cada día.

Anuncios

Puntos infinitos

Ya no sé cuántas veces he de pedirme perdón y pedírtelo a ti. Si sirve de algo o es que la herida ya está hecha.

La amistad no es opción entre este pantano de emociones. Mil cosas compartiría contigo pero el tiempo se me ha tirado encima y no puedo arrancármelo de la piel.

Ya he hecho suficiente daño, he tirado suficiente sal a las penas y para qué?

Para seguir dando vueltas como un satélite a la luz de tus pupilas.

Aquí o allá

En algún lugar, la Tierra está llorando por todos los que despertamos sin las ganas ni los por qués.

En algún lugar, el viento se pierde por los escondrijos secretos de tu casa y de tu dedos.

En algún lugar… En algún lugar estoy yo levantando muros olvidando que no soy ni Dios ni sé construir.

En algún lugar está la profundidad de tus ojos oscuros, jugando quizás, al juego del amor, del que me echaron a patadas.

Por último, vuelvo ha estar yo. Sentada en el muelle de tus recuerdos sin admitir la realidad de la vida, roída como el asfalto.

Barros

Jaula de barro en la que habito.

Con un azote de lluvia me desmorono, con un roce de lágrima me deshielo y ahogo.

Jaula de barrotes oscuros y profundos, tan anclados en nosotros que no distingo dónde acaba mi piel y empieza la negrura.

Jaula de miedos que se han quedado a vivir en mí. Dime si también en ti. Dime si hay alguna chispa de esperanza en esta mazmorra.

Pasado

Desmenuzado el pasado como un pan entre mis manos.

Lo miro, lo miro, lo miro. Lo miro y me entrometo en él. Jugando a ser el Dios que todo lo puede, sin saber que ni soy Dios ni puedo nada.

Nada que tenga que ver con un pasado que ya fue y no tengo derecho de llamarle a la puerta, ni al móvil.

Aporrear el pasado cuando la nostalgia me llega hasta las cejas. Cuando las calles y los acentos me vuelan la cabeza y el corazón.

Chiquilladas las justas, Marta. Has gastado ya el cupo de eso. Pero cual niña, me da igual y me dejo llevar por esta oleada con sabor a birra que no hace más que secarme.

No quiero abrir el pasado como quien abre los regalos de Navidad, más bien queria replegarlo como quien pone una venda a un herido de guerra. Acompañarlo con el cuidado de una abuela.

La mierda

La mierda. El excremento emocional donde mejor está es en papel. Si es reciclado mejor, claro. Por eso de seguir la rueda orgánica y respetar al medio ambiente.

La mierda en papel y en la mano un boli. O una cerveza, depende del día, por lo general la mezcla de ambos suele ser un cóctel explosivo. Explosivo, pero en papel, otra vez. En papel. No dentro del cuerpo físico y espiritual sino en papel.

Sácalo todo. Vaciate como escribiste un día con esa tipografía tan chula que haces. Vacíate de todo lo que no te sirve para llenarte de cosas nuevas. Y cerveza.