La terra

No hi ha res que m’ompli més el cor que estar amb els meus.

Tocant la terra fèrtil de pomes i peres.

Assaborint l’instant que ja passa.

Anuncios

A veces

A veces aletea algo dentro de mí. No sé si son las ganas o el miedo. Si son las piedras del pasado o las alas maltrechas de alguna que otra guerra.

Me quedo pensativa en un rincón de la cama. Supongo que ahí está la gracia. En esta hoja en blanco de no saber nada queriendo sacarlo todo.

Ordesa

Estoy leyendo un libro.

Es de Manuel Vilas y se llama Ordesa.

No sabes cuánto me recuerda a ti y a tu abuelo.

Te leo en sus palabras y sus paisajes.

Entre la existencia, el estar del valle, los árboles y los ríos que no paran de brollar.

Es hermosísimo. Como tú abrazando a Aimor.

Aquí

Aquí en mi muralla me quedo. En el espacio que reservo para mí y mis torbellinos. En el lugar en el que nadie entra más que yo misma y mi mochila de miedos y limitaciones.

Por que es que no conozco otra forma de renacer que buscando cobijo en mi misma, en mis alas. Las que a veces olvido que tengo y me quejo por andar con clavos en los pies.

Vivir es algo tan tan simple que no sé cómo cogerlo, como digerirlo. A mi que me gusta coger papel y boli para analizarlo todo. La vida, con su espontaneidad me deja desarmada.