M’estimo la meva llengua

I no crec que això sigui un problema.

Quan escric amb la llengua que em va veure nèixer sento un llamp que em recorre el cos de punta a punta. Passant a través de les meves pors, alegries i vergonyes.

Quan llegeixo poesia en català se m’ompla el cor fins a vessar. Em somriuen els ulls i conecto amb alguna cosa que no sé definir.

Quan parlo em català parlo com la nena que encara sóc, amb una naturalitat que em sorpren i em porta a llocs que no recordava.

M’estimo la meva llengua. Però no perque sigui aquesta o l’altra, sinó perque es l’única que em parla amb el lleguatge del cor.

Anuncios

Fe

Vine a volar.

No tinc ales però tinc fe.

La mateixa que mou muntanyes i empeny els cors.

La que fa esclatar les flors d’abril i les llàgrimes de novembre.

La que no deixa que me’n vagi carretera avall, tot i les meves ànsies d’aventura.

La fe clavada amb tinta a la pell i amb carícies a l’ànima.

La que, algún dia, tot d’una i sense pensar-ho, farà que això tingui sentit.

La que m’empeny dia a dia i q cau d’orella em diu: s’ajuntaran buits i s’alliberaràn les angoixes.

Bájate ya!

Si algo sé es que soy es efímera.

Como un aleteo de mariposa que el burdo ojo humano no puede captar.

Como el instante en el que cambia todo. Y ya no sabes si tirabas adelante, atrás o estabas suspendido en el medio de la nada.

Como los abrazos no dados. Porque como una niña pequeña creo que son poderosos, pero a veces viene el aslfato a decirme que me baje de la nube. Que la vida no es ahí arriba, sino aquí abajo.

Como el sabor de un roce de mejillas mal dado. Pero que sigue siendo un roce.

Como tus ojos posados sobre los míos, como un descubrimiento revelador que no sé si te gusta o te molesta.

Como tu manita acariciando a Aimor. O mis patosos pies amando la tierra que piso.

Esta vez sí

Si ayer se me agolpaban las palabras. Hoy han hecho un surco en mi y han salido disparadas como si de una fuente se tratara. Fuente.

Letras y aullidos en forma de agua que hacen turismo en mi cara, hasta desbocar en las sábanas. Joder, que estaban limpias.

Pues nada. Tocará hacer limpieza. Interior. A veces no basta con echar unos cuantos ríos por los ojos. A veces… Las heridas siguen latiendo fuertes, las jodías, como si acabaran de nacer. Y no queda más que abrazarlas. Amar esa parte de mí, rota.

Qué somos sino el resultado de golpes, desquebrajos y sacudidas? No reside justo en eso la belleza de cada uno?

Jueves noche

Cierro los ojos y se me agolpan las palabras en las pestañas. Como esperando saltar del precipicio de mi mejilla para ir a algún lugar, tal vez por allá las estepas del corazón.

La nostalgia juega a hacerse u ovillo conmigo.

Todo lo que fue y lo que no pudo se me hace bola. Pelusa de emociones que ojalá se fueran por donde ha vendido.

Imposible. No pueden volver a tus pupilas. A la profundidad de tu mirada. Al origen. Donde sale todo lo que merece la pena en esta vida.

Me dejo llevar por una Marta que fuí, me meto tanto en el papel que me creo ella. Te pienso y te palpo. Me adentro en la negra ceguera del que no quiere ver. Y lo sé.