No sé comer sin ensuciarme.

No sé cómo separar la ropa para la lavadora.

Me sigo petando los granos, aún sabiendo que mi cara parecerá un mapa.

Sigo dejándome la puerta del congelador abierta.

No encuentro el punto medio cuando empiezo a cañas.

No sé mantener el orden de mi habitación 30 minutos seguidos.

No supe hacerlo.

Anuncios