Vuelvo

Tu sonrisa se ha inserido en mi,
como una bala mortífera en la sien.
He vuelto a los orígenes,
he vuelto a la tierra que nos vió
caer, sufrir, llorarnos, amarnos y
buscarnos las madrugadas de domingo

Anuncios

Me has atracado

Jamás podré borrarte de mi piel.
Pasará el tiempo y,
se mojarán las calles al igual que mis ojos.
Rasguños, heridas, surcos en el corazón
se amontonarán.

Las agujas del reloj darán mil vueltas.
Andaré divagando sobre pasos inciertos.
Algun día, como hoy, el recuerdo de tu olor
abrirá el pozo de las cosas enterradas.
Donde nos guardo. Donde nos amamos un día y donde reímos a carcajadas muchos otros.

Me ha atracado tu olor. Estaba desprevenida.
Y ahora por mis poros supuran recuerdos
en forma de lágrima. Exceso de sal.
Mejor que me vaya preparando un tekila para brindar por nosotros.
Por lo que fuimos y por el amor que no se va a borrar nunca.

Parte de mi está hecha de un pedazo de ti que se ha ido impregnando bajo la piel.
Se ha fundido con mis bioritmos y ya es imposible discernir entre lo que era tuyo y lo que era mío.
Gracias.

No tengo ni idea

De acuerdo. Lo admito, no sé nada de la vida ni de sus infinitos y pedregosos caminos.
Y no me importa.
No me importa en absoluto.
Bebo del sol, me desintegro en el aire de verano y me zambullo en las sonrisas de la gente al pasar.

No sé quién soy ni qué dirección tomar;
Si irme, quedarme, hacer la voltereta trible tirabuzón o mejor el pino puente.
Así que voy a hacer de todo menos preocuparme.

Me ocuparé en amar, amar mucho.
En abrazar con los ojos y sonreir con las manos.
A rozarte sin verte y a besarte cuando ya no estás.

Me ocuparé en vivir.

Soy

Ríos fluyen como sangre en mis arterias,
Ríos que se bifurcan; ramajes locos a espaldas de la vida moderna.

Hay cielos encapotados y valles caídos con un sinfín de hojas escarlata.
Charcos de emociones que no dejan purificar el alma.

Montones de despojos que alguna vez fueron sonrisas entrecortadas y abrazos.
Escaleras sin destino, más que niebla espesa coronando la vida.