Conversaciones

-Lo de jugar nunca sale bien.
– ¿Me lo dices a mi? Que aun sabiéndolo, me la juego cada noche que le veo.
– Vas un poco perdida, es bien cierto. Te veo hacer lo mismo cada fin de semana y luego… ¿Luego qué? Haces lo contrario de lunes a viernes.
Podrías… podrías poner orden en tu vida ¿Sabes?
– Como si no lo supiera. No sé qué hacer. La dirección correcta es la del corazón. Él me dijo que no le habia roto el corazón, pero sí obstruido una arteria.
– Marta, una arteria obstruida no deja circular la sangre y si la sangre no circula estamos jodidos. No sé qué es peor.
– Vaya, con animos empezamos la tarde, ¿Eh?
– Perdona… es sólo que pienso que tendrías que alejarte de todo.
– Voy sacando los billetes express a Neptuno, sí.

Fets fem

Me siento mal. Y no es de la cabeza, de la barriga, piernas… es del corazón.
.
.
Estem fets merda. Caldo. Fem.
Estem fets de nits deixades estar. De nits que voldries oblidar l’endemà.
Penso en allò i em cou. Em cou per que son les carícies i petons que et feia a tu. Com et tocava la galta…
És futut. Ja no sé dir si lo nostre era costum, ganes, conexió o incapacitat de prendre acció a la meva vida.
No tinc ni puta idea d’on collons vaig i tampoc d’on vull anar.-

Sang desfeta a la parada de metro Ciutadella. Era del meu cor o de les meves paraules ferides com un toro desagnant-se per l’espatlla.

Soy dos, tres… o no soy nada

Mamá, soy dos mundos.
Dos mundos opuestos. Aun no he aprendido a conciliarlos. Ambos me seducen, día y noche.
Bien, más noche que día. Las sábanas que huelen a bohemia de Barcelona me agarran fuerte y me liberan. Me llevan a trepar por las constelaciones de tu espalda.

Y me dejo. Me lleva la corriente. ¿O son tus dedos haciéndome tuya?

Mamá, aquí no hay quien se aclare. Ni (de)clare. Son malos tiempos para los blandos de corazón y heridos de alma.
Son malos tiempos para encontrar el polvo perfecto. Y para buscarlo.

Soy una egoista de mierda

Vayamos a decirnos y gritarnos a la cara que somos unos egoistas de mierda. Que lo queremos todo por que nos da miedo acabar sin nada.
Con los bolsillos llenos de soledad, colillas y cargando a nuestras espaldas resaca sentimental.
Esa que ni el cóctel de ibuprofeno consigue quitar. ¿Cómo hacerla desaparecer?
¿Dónde esta la Indiferencia cuando más la necesitas, joder? Que venga a la calle Calamidades, 13. La estoy esperando y no me gusta esperar a nadie.
Ni a mi misma. He aquí la razón por la cual soy el Desastre hecho persona. O hecho alcohol. O más bien… des-hecha en lágrimas vacias.

Oye, decir “jodido” es quedarse corto. Es ni dar un paso. Como el que quiere dejarlo pero no consigue deshacerse del recuerdo de sus bocas comiéndose.

Sí, al final sí que va a ser perjudicial esto dde ser jodidamente sensible. Dame un poco de lo tuyo, anda, que dureza te sobra.

.
.
Cojo las llaves de casa, compruebo que llevo los cascos. Me undo entre la marea de gente de Las Ramblas y me aislo entre esta multitud que va y viene.
Nado por las callejuelas cual pequeño pez dejándose llevar por las corrientes.
Como diciéndole a la Vida, “Eh, haz conmigo lo que quieras, yo ya no puedo joderme más”

Buscar el por qué

No sé por qué hay que esperar(te)
Pensar(te) hasta que llegue el fin de semana
Para ver(te) que esto es un asco

¿Por qué esperar y girar entorno alguien?
Estando siempre dependiendo de sus pasos, sus acciones,
Respirando de su aliento
Viviendo de sus cálido abrazos
Alimentándote de sus recuerdos durante la semana
Pasan los días, caen las hojas de los maravillosos árboles que Madre Tierra nos  brinda
Y tú haciendo como que no ves este espectáculo de la naturaleza.
No.
En lugar de eso orbitas en esa persona, cual masa inerte que se deja llevar por la inercia del proceder. Sin cuestionarse lo más mínimo.

Sin cuestionarse si es eso lo que realmente fluye de tus entrañas, ¿Es eso lo que deseas?
.
.
.
Desgarra en tu interior si eso sirve para ser libre.
Ser tú y no ellos.
Ser agua.
Ser tierra, sol y estrellas.
Ser la risa pura de un niño.
Abrazar a tus adentros y respirar, pues
¡Estás vivo!
.
.
.
Siento tu corazón latir, la ilusión en tus ojos y tu aliento entrecortado.
Abre tus alas de par en par y abraza el mundo.

Mrt Art – Bailando las nubes

Amor,

Amor, no sé qué decirte
Quizás que no(s) estamos dejándo ir
Quizás que me he tirado por el precioso precipicio de tu cama. Y me he dado a la calle.
A la tuya. La del olvido y que es sin salida.

Es gracioso. Tendrias que avisar antes. Como los jodidos medicamentos de los efectos secundarios. Pues estoy padeciendo todos los tuyos.

Y no sé si me gusta o me come por dentro.
Por que, al final, es tener algo tuyo, ¿No?
Aunque sea algo malo, aunque me mate cada segundo de vida que avanza…

Amor, no sé qué decir(te) ante tus idas y venidas de indiferencia. Con esto he construido una coraza a prueba de tus whiskies cola. Esos que odio.

¿Por qué no bebernos y acabar con esta sed de ti? Prometo no ser amarga. Sólo un poco agria, como lo son tus abrazos.